Cuarenta y cinco de Villamena

DICEN que fue en un abrir y cerrar de ojos. Dicen que nadie lo sospechó, al menos, más abajo de la planta noble, y menos aún en la rotativa. Dicen que el mazazo, seco y duro, hinchó los párpados y humedeció las mejillas de todos. Los que se iban a la cola del SAE, tantas veces fotografiada y publicada para otros, pero ahora, con ellos de protagonistas. Dicen que el último aliento sonaba herido, hervía balbuceante. Con ellos, se cierra una ventana que cada mañana abría Granada a la libertad.

No siento más dolor ahora que con cualquier otro ERE, de Granada o del Puerto de Santa María. Tampoco un ápice menos que cuando le tocó a los 26 de TeleIdeal, o a los 12 de RTVE. A pesar de tantos “eres cotidianos”, uno no se acostumbra. La crisis, una vez más, ha vencido a las expectativas. Seguir era perder. Ésta crisis que los hoy gobernantes negaban no hace tanto, se ha cobrado cuarenta y cinco víctimas más entre trabajadores de nuestra ciudad.

Para los periodistas que sirven a los medios de comunicación y la publicidad que los sostiene, la crisis de Zapatero no es moco de pavo. Desde el Servicio Público de Empleo Estatal nos informan que hay más de 5.100 plumillas desempleados, casi dos mil más que hace un año. El presidente de la Asociación de la Prensa habla de “catástrofe”. Y desde La Opinión de Granada, desgraciadamente, van a ampliar la cifra. Serán cuarenta y cinco almas más, son cuarenta y cinco números más para la crisis española. Cuarenta y cinco penas individuales y una pena colectiva: la que asoma tras cerrar una puerta a la información.

Esta Chauna antipatriota, por hablar de crisis cuando no estaba permitido, mezcla hoy su dolor con los cuarenta y cinco de Villamena, y les expresa su sentimiento de solidaridad por su causa, que les ha llegado de sopetón. Ojalá que el destino les ayude pronto a hablar de lo de hoy como una anécdota del ayer. La creación de empleo es quién más puede hacer por olvidar el dolor actual, y ésta crisis, sin más empleos, será más crisis, y más larga.

El periodismo libre no debe tener límites, ni contrapuntos. Y en esta democracia, que tanto tiene aún por construir, los cuarenta y cinco de Villamena, serán imprescindibles.

Este artículo fue publicado por el diputado provincial del Partido Popular José Torrente en el diario Granada Hoy

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Cuarenta y cinco de Villamena

  1. Comité de Empresa

    El Comité de Empresa de La Opinión de Granada hace un llamamiento a todos los usuarios de este sitio:

    Pese a que este blog ha surgido por iniciativa de los trabajadores de La Opinión de Granada y no es propiedad del Comité de Empresa, este comité ruega a todos aquellos que utilizan este medio de expresión libre y abierto que se abstengan de realizar ofensas personales o de llevar a cabo insultos contra las personas que han estado al frente de la redacción de La Opinión, pues en última instancia es un hecho que no ayuda al objetivo común y que, sin duda, envilece al medio y merma su capacidad de convertirse en un instrumento efectivo en la lucha de los trabajadores por lograr una salida digna a la situación a la que Editorial Prensa Ibérica nos ha confinado con su ataque frontal. Desde el Comité de Empresa lamentamos estos hechos y reiteramos el ruego para que se eviten insultos o agresiones verbales de cualquier tipo que a nada ayudan y que serían malas para todos. Hechos que son graves en cualquier caso, pero mucho más si se realizan bajo anónimos, por lo que pedimos que el que quiera proceder de este modo, lo haga de frente y con su verdadera identidad.

    Gracias a todos,

    a los compañeros de La Opinión, ¡ánimo y a la lucha! No perdamos de vista el verdadero objetivo, que no es otro que EPI.

  2. La verdad

    Me parece muy correcto el texto del comité. No es necesario cargar las tintas sobre la gente, cada cual sabe el grado de culpa que lleva encima. Sin embargo hay un personaje que no es consciente de su irresponsabilidad e ineptitud y ese es el gerente. Montesinos, ese ser malintencionado, nada apreciado por la sociedad granadina (ni sus compañeros de colegio lo soportan) es el máximo culpable de lo que ha ocurrido en La Opinión y parece que los “listillos” del Grupo Epi no se han dado cuenta…, o sí, y lo que quieren es llevárselo a la tele para que termine con ella también. Buena jugada Moll.

  3. He estado presente en la conferencia de la UGR donde los periodistas de La Opinión de Granada nos ha hablado a los alumnos de su problema.
    Quería deciros que tenéis todo mi apoyo.

    Os animo a pongáis algún tipo de anuncios de Google que pueda ayudaros a mantener el blog.

    Ánimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s