Perder un trabajo, recuperar una vida

Dicen que no está la cosa ahora como para perder un trabajo. ¿Dónde va un periodista en estos momentos de crisis global  y crisis en el  sector? Si el periodista es un ex trabajador de La Opinión de Granada sí tiene un sitio al que ir, por ejemplo a pasear con su mujer y con su hijo una soleada mañana de sábado de noviembre. Lo vi muy claro hace un par de semanas cuando me encontré en Puerta Real a Luis Arronte, orgulloso papá de Nico y devoto esposo de Tamara. Había obrado el milagro que sucede cada vez que alguien sale para siempre de Villamena. La cara le había cambiado completamente. Era otro. Parecía el Luis Arronte ilusionado que conocí hace seis años. Había perdido un trabajo, sí, pero había recuperado una vida que le había sido arrebatada poco a poco a golpes de horas interminables que se alargaban como una mala película de improvisado guión, de un sueldo de miseria, de broncas disparatadas y de un desagradecimiento infinito. Porque eso ha sido Villamena. Nada de ese proyecto ilusionante que nos vendieron al principio, cuando unos cuantos ilusos creímos que nuestro esfuerzo tendría algún fruto.

Ahora en la mesa de negociación en la que se discute un despido justo y digno –ya que el cierre no ha sido ni una cosa ni la otra– el gerente, Francisco Sánchez-Montesinos, elevando al grado superlativo el cinismo que siempre le ha acompañado, pone en cuestión que se echaran horas extra en esta mina asturiana, en este campo andaluz del XIX, en esta galera infame que fue La Opinión de Granada. No dudo de que él no las tuviera que echar. Los que sacábamos un periódico todos los días, domingos y fiestas de guardar incluidos, teníamos que robarle a nuestras familias, a nuestros amigos, no ya horas extra, sino una vida extra completa. Éramos pocos, muy pocos, por lo que para poder sacar el trabajo a diario no había otra forma que trabajar muchas más horas de las que decía nuestro contrato. Porque por encima de todo siempre fuimos unos profesionales, los mejores en manos de las peores manos posibles.

Igual que Arronte, el resto de ex trabajadores de La Opinión de Granada vamos a recuperar una vida arrebatada por la incompetencia de los que, como muy acertadamente dijo una vez César Requesens, convirtieron un buque insignia en una patera. Habrá tiempo de buscar otro trabajo, de redirigir a mejor puerto nuestras vidas. Por ahora, aprovechemos las mañanas soleadas que aún se resisten al invierno. Estos paseos, después de seis años encerrado en Villamena, no tienen precio.

Dani R. Moya

 

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

11 Respuestas a “Perder un trabajo, recuperar una vida

  1. Patatas Lays

    Cuánta razón llevas. Así estamos todos, el alivio alimenta nuestra indignación. Ahora me he encontrado la huella del pisotón en la cara, antes no la veía. Voy a dejar una letra de Los Planetas, aunque sé que muchos no son devotos, porque creo que la canción describe bien nuestra situación. Es del disco ‘Los Planetas contra la ley de la gravedad’ y os la recomiendo.

    Gracias, tío.

    ————————————————————

    Con lo que tú me debes voy a hacerme rico,
    que lo que te has llevado me lo tienes que pagar.
    No tardes mucho en empezar deberías saber que
    cuanto más lo retrases más te va a costar.

    Y aunque lo que me has quitado me ha dolido
    y que sabías que no tengo nada más
    lo que más me desconcierta y lo que no puedo explicarme
    son las cosas que has tenido que dejar.

    Con lo que esta cayendo y no tengo paraguas,
    el paraguas que tenía te lo di.
    Cuando estabas asustada y no parabas de llamarme
    y no tenías otro sitio a donde ir.

    Devuélveme la pasta que me debes
    que los que tú ya sabes me quieren matar.
    Como no me la devuelvas como voy a convencerlos
    de que ha sido culpa tuya en realidad.
    Lo que me debes me lo tienes que pagar.

    Por las mañanas pongo siempre el mismo disco
    y, aunque todo lo que dice es la verdad,
    lo primero en lo que pienso cada vez que me despierto
    es cómo no me había dado cuenta ya.

    Y aunque lo que me has quitado me ha dolido
    y más sabiendo que no tengo nada más
    lo que más me desconcierta y lo que no puedo explicarme
    son las cosas que has tenido que dejar.

    Devuélveme la pasta que me debes
    que los que tú ya sabes me quieren matar.
    Como no me la devuelvas como voy a convencerlos
    de que ha sido culpa tuya en realidad.
    Lo que me debes me lo tienes que pagar,
    lo que me debes me lo tienes que pagar.

  2. Belen Rodriguez Perez

    Dani mucha razón tienes en “casi” todo, pero ese “casi” es importante y es que nunca nos entregaron un buque insignia, ni un yate ni leches, esa frase es una demagogia horrorosa y de quien la escuché siempre sabrá por que la dice. Vendieron un proyecto falso, se lo vendieron a una persona que sabe de periodismo y que a los 5 minutos se dió cuenta de que el periodico para “ellos” daba igual si era una fabrica de polvorones.

  3. Isabel Muriel

    Todavía estais a tiempo de recuperar vuestras vidas… El periodismo es interesante para el que lo disfruta y no para el que lo hace. Está claro que los/las parejas de los periodistas tienen que ser santos (o ejercer el periodismo igualmente).

    Os lo dice una periodista que se dio cuenta durante sus prácticas.
    ¡Nunca mais!, me dije. Mi vida es más importante que las cosas que pasan en este mundo de locos (gilipollas, hijoputas, y toda la fauna que habita en el mundo).

    Totalmente de acuerdo contigo, Dani. Hace seis años os empezaron a arrebatar una vida que estais recuperando ahora… Nunca es tarde.

    Suerte en vuestra búsqueda de empleo (tirad de vuestros contactos que la cosa está muy mala).

    Un saludo desde Málaga.

  4. Juan

    Cuantos amaron tus momentos de alegre donaire
    y amaron tu belleza con amor falso o verdadero
    pero un hombre amò tu alma peregrina
    y las tristezas de tu rostro cambiante. Yeats

    Me falta las cronicas de Santi Sevilla y Alvaro Calleja, los ciudanos desde Emilio a Dominique. Me falta las columnas de Romacho y de la gente joven desde Fernando Valvelde, Arronte, Gorka … Voy al quiosco y no encuentro que leer. Me gustaba vuestro periodico progresista y libre y lloro vuestra perdida. Un abrazo

  5. Lourdes Ortiz

    Después de que hayáis utilizado tantas veces mi nombre, generalmente para firmar chorradas, tengo que deciros cuantísimo siento que nunca más volváis a aprovecharos de mí. Sé que esa afortunada coincidencia de letras fue muchas veces una bendición y un alivio para vosotros. Tenéis que saber que os cedí mis iniciales con gran placer.

    Dicho esto, tengo que deciros que me apunto a lo de la liberación vital. Ese horario era un pesadilla insalubre y letal para cualquier relación humana, sentimental o familiar. Aunque creo que ese esfuerzo sí ha servido para algo. Hubo muchos días en los que se hizo un buen periódico, que es lo que hacen los periodistas. Y eso, pese a que cada vez contábamos con menos recursos. Así que, con vuestro permiso, pensaré que hicimos lo que pudimos y que a menudo salió bien: que sacamos una sección de local entre tres, que un tío de deportes hacía 15 páginas un domingo, que los comerciales vendían lo ‘invendible’ o que algún héroe solitario maquetaba tooodo el periódico y después apagaba la luz y cerraba la puerta. (Y además ponía buena cara).

    También es una liberación para mí decir que aquello se convirtió en una patera cuando con el primer número regalamos un bolígrafo baratungo, seguido de un ajedrez y de una serie interminable de películas monstruosas con un Jackie Chang adolescente como figura principal. Bueno, creo que en general, nos convertimos en patera cuando nos lanzaron al ruedo para competir en unas condiciones de desigualdad criminales.

    Nunca pensé que todas esas horas darían algún fruto; sencillamente trabajaba en lo que había elegido. Aunque sí, yo también llegué a creer que el periódico era mío y no de un señor de Barcelona que nos miraba como si fuéramos insectos cuando descendía a la tierra. Lamentable error que nunca jamás volveré a cometer…

    En fin, sólo quería que supieráis que, de alguna manera, a mí también me han despedido y que echaré de menos que usurpéis mi identidad. De todo corazón.

  6. ana

    ¡Qué grande eres, Lourdes Ortiz!! M. Trujillo también era fantástica, pero nunca se convirtió en la periodista todoterreno que lo mismo firmaba una ‘exclusiva’ en Local que una información sobre teatro en etc… A ver si aprendemos la lección de una vez por todas y nunca máis nos tragamos el cuento de “la pobre empresa”…

  7. Isabel Muriel

    La empresa nunca suele ser ‘pobre’. Suelen tener la suerte de ganar siempre mucho más que los trabajadores currantes… La cuestión es romper esa inclinación global a que prevalezca el fuerte sobre el débil. No dejéis de luchar nunca por vuestra dignidad.

    Aunque a veces os traicionen las fuerzas hay que seguir peleando. A veces es el MUNDO o tú y, si eres de ley, debes triunfar TÚ. Ya sé que es una visión de un idealismo cándido hasta decir ¡basta! pero es lo que pienso…

    Como decía Ernesto ‘Che’ Guevara (unos lo definen como un firme defensor de los más débiles, otros como un asesino sin escrúpulos): Donde quiera que la muerte nos sorprenda será bien recibida mientras nuestro grito de guerra sea escuchado… … …

    UN SALUDO DESDE MÁLAGA

  8. PEPO

    ¡¡Ay Lourditas!!, que en seis años no te he conocido y aún no te conozco. Ansioso estoy por saber cómo eres: rubia, morena, pelirroja, alta, baja, veinteañera o cuarentona… Seguro que estás buenísima y yo sin echarte el ojo encima. Un beso tremendo y deséanos mucha suerte, que falta nos hace.

  9. Sánchez

    Seguro, seguro, que la inmensa mayoría luego de pasar este bache, lograréis un buen trabajo en el que os sintáis realizados como profesionales. La lucha por el periódico está perdida, queda la lucha por vuestros derechos, pelead por ellos.

    Lo que va a pasar: la negociación le quedará grande al gerente, le superará porque siguiendo el guión que le han dado no conseguirá doblegaros y además, con todo, no tiene el grado de hijoputez necesario para negociar en condiciones (vamos, como desean que negocie los señores de EPI). Así que lo que va a ocurrir es que a la vuelta de un mes, si la negociación no avanza, terminará presentándose algún jefe de personal de otro periodico, de la confianza de los señores Vaquero y Artime. Cuidado con él, que aparentará tono conciliador, no se dejen engañar.

    • curro

      Sánchez: el caso es que, por un lado, el gerente está desacreditado desde el principio (aunque es el único que conserva el empleo a pesar de no poder ser peor gestor). Quien está negociando es Zuazo (director general de gestión).
      Igual le hacemos un bonito regalo de navidad al clan Asturias…

  10. Pingback: Saturno devorando a un hijo « La Opinión sigue viva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s